Tips para cocinar con Crisinox

Tips que necesitarás saber para cocinar con la plancha eléctrica de Crisinox

 

  1. Antes de empezar a cocinar es importante precalentar la plancha eléctrica

    • Puedes hacerlo mientras preparas los ingredientes, así cuando lo tengas todo preparado la plancha también habrá cogido la temperatura deseada. Normalmente recomendamos que siempre para precalentarla el termostato esté a 300ºC y después cuando empieces a cocinar, regules la temperatura según el alimento que cocines. El paso de precalentar la plancha es muy importante, agilizas el proceso de cocinado y además los alimentos que cocinas cogen temperatura al instante. Por este motivo, siempre recomendamos precalentarla y una vez caliente, empezar a cocinar los ingredientes de la receta que quieras elaborar.
  2. Añade muy poca cantidad de aceite en la base de la plancha cuando el ingrediente que cocines lo requiera

    • Es muy importante que la cantidad de aceite sea mínima, para que los alimentos queden en su punto y no se cocinen como en la sartén. Más vale poner poco aceite que no demasiado, ya que los alimentos se cocinarían como si estuvieran hervidos o fritos. Recomendamos que el aceite sea de oliva, ya que para cocinar es mucho más saludable y rico que otros aceites vegetales.
  3. No todos los alimentos se cocinan a la misma temperatura

    • La ventaja de la plancha de Crisinox es que dispone de un termostato regulable que permite ajustar la temperatura del cocinado según el ingrediente que tengas que cocinar; además mantiene la misma temperatura en todo momento. Por ejemplo, la carne y el pescado no se cocinan a la misma temperatura; la carne siempre la intentamos cocinar a la máxima temperatura 300ºC / 250ºC y el pescado a 220ºC/200ºC. Aun así, también tenemos que tener en cuenta la pieza, ya que no cocinaremos a la misma temperatura un trozo grande y grueso que otro finito y pequeño.
  4. A la hora de lavar la plancha eléctrica es muy importante no rascar demasiado fuerte con la rasqueta

    • Sencillamente cuando has tirado el cubito de hielo o el chorrito de agua para limpiarla, tienes que acompañar suavemente los restos de comida y aceite hasta el recoge-grasas. No te hará falta rascar con fuerza, verás que solamente dirigiendo los restos hacia el recoge grasas, la plancha quedará muy limpia, sin ningún tipo de suciedad y lista para el próximo uso. Además, de esta manera evitarás que la superficie de la plancha se ralle y se dañe dejando marcas en la base.
  5. El recoge-grasas es un accesorio que va incluido con la plancha, pero es totalmente extraíble

    • Esto quiere decir que para lavar la plancha simplemente tienes que extraer el recoge grasas, donde habrás depositado todos los restos de comida y aceite, y lavarlo con agua y jabón. De esta manera, podemos afirmar que es un accesorio muy sencillo y práctico; solamente tienes que retirarlo, limpiarlo y volverlo a colocar en su sitio para el próximo uso.

Deja un comentario