4 consejos para alargar la durabilidad de tu plancha Crisinox

4 consejos para alargar la durabilidad de tu plancha Crisinox

 

La plancha eléctrica Crisinox es un utensilio delicado que hay que mantener para que nos dure un gran periodo de tiempo haciendo un buen eso de ella. Es importante seguir los consejos que os vamos a detallar a continuación, ya que lograrás alargar la vida de tu plancha y evitarás su oxidación.

La plancha de Crisinox está pensada y diseñada para tener y aguantar una durabilidad alta, pero aun así es conveniente seguir los siguientes consejos que son imprescindibles para hacer un buen uso de la plancha y poder realizar un buen mantenimiento de la misma.

Consejos:

  1. Límpiala con un cubito de hielo

    No utilices productos agresivos ni abrasivos de limpieza para lavar tu Crisinox. No hace falta usar sprais anti manchas, anti grasas e incluso líquidos anti olores. Sencillamente necesitas un cubito de hielo o en caso de no tener, un chorrito de agua. De esta manera lograrás que se despeguen los restos de comida y aceites y podrás limpiar fácilmente la base de la plancha. Así pues, los alimentos estarán sueltos de la base y listos para limpiar con la rasqueta.

  2. No rasques fuerte

    A la hora de limpiarla os recomendamos utilizar una rasqueta/espátula que os ayudará a dirigir el agua y los restos de comida hacia el recoge grasas. Es muy importante que no rasquéis muy fuerte la base de la plancha, ya que la podéis rallar y dañar. Limpia la plancha con suavidad y delicadeza, sin necesidad de rascar con fuerza para despegar los alimentos y los aceites de la base. Previamente con el cubito de hielo o el agua, ya habremos ablandado los restos de comida y solo quedará dirigirlos al recoge grasa.

  3. Sécala bien

    Cuando acabes de limpiar la plancha Crisinox es muy importante que la seques con un papel de cocina o un trapo suave. No utilices ningún papel rugoso o rígido que pueda rallar o marcar la base de la plancha. Una vez la plancha esté limpia, hay que secar bien los restos de agua de la superficie y de la base, ya que si la dejas mojada o húmeda puede estropearse a lo largo del tiempo y oxidarse.

  4. Engrásala con aceite

    Una vez hemos acabado el cocinado y hemos limpiado la plancha, es importante engrasar ligeramente la superficie con aceite y no tocarla hasta la próxima vez que la uses. Si este proceso no se hace, la base se puede deteriorar con el tiempo. Por eso es importante que la base no quede completamente seca y siempre esté bien hidratada con un poco de aceite.

Siguiendo estos cuatro sencillos y prácticos consejos haréis un buen uso de la plancha y podréis alargar la durabilidad de la misma logrando que os dure mucho tiempo intacta y con un alto rendimiento.

Deja un comentario